Inicio / Biblioteca / Exposiciones Virtuales / Pompeya

Viaje al pasado: Pompeya, la ciudad enterrada

Pompeya

Existe un único lugar en el mundo donde se puede revivir la cotidianidad de la antigua Roma: Pompeya, la ciudad enterrada. En esta bella localidad de la región de Campania, cerca de Nápoles, el tiempo parece haberse detenido, permitiendo a los visitantes viajar al pasado, como en una máquina del tiempo.

Las zonas arqueológicas de Pompeya, Herculano y Torre Annunziata fueron incluidas en 1997 en la World Heritage List de la Unesco. En toda la zona es posible admirar esculturas y pinturas murales de gran belleza.

En el año 62 d. C. Pompeya fue semidestruida por un terremoto, y en el año 79, a causa de la erupción del Vesubio, la ciudad y las villas suburbanas fueron sepultadas bajo la lava y las cenizas.

Pompeya

El Rey de Nápoles -futuro Carlos III de España- autorizó y patrocinó el inicio de las excavaciones, cuyo apogeo se dio en el siglo XIX. El primer arqueólogo jefe fue el aragonés Roque Joaquín de Alcubierre, que salvó espléndidas esculturas. Pronto nacería el estilo “pompeyano”, imitando la decoración de los frescos aparecidos en las paredes de casas lujosas y burdeles.

Pompeya, lugar de vacaciones de los romanos ricos, por su clima saludable y su ameno paisaje, es famosa por varios edificios civiles, como la Casa del Cirujano, la Casa del Fauno y la de los Castos Amantes, ejemplos excepcionales de la arquitectura de la época. En los muros de sus edificios se encuentran numerosos graffiti; frases e ideogramas de carácter político y sexual, pues en el momento de la erupción se realizaban elecciones.

Pompeya

La historia de Pompeya (la inventada) debe mucho a la novela histórica del dandy inglés Edward Bulwer Lytton, que publicó Los últimos días de Pompeya en 1834. Luego, muchos artistas y escritores pasaron por esas ruinas espléndidas, para ver un mundo romano voluptuoso y casi vivo e inspirarse.

Pablo Picasso, junto a Jean Cocteau, visitó las excavaciones en 1917. La Villa de los Misterios y la Domus de los Vettii, ambas con frescos extraordinarios, sedujeron a Picasso. Allí descubrió una pintura libre, ligada al sentido de la decoración, del placer de vivir. En 1922 pintaría Dos mujeres que corren en la playa; una pintura cargada de sensualidad e inspirada en algunas figuras pompeyanas.

Pompeya

Una de las joyas de Pompeya, por su opulencia y grandiosidad, es la Casa de los Vettii, donde destacan los refinados frescos del triclinio (comedor), que representan escenas mitológicas. En la Casa de los hermanos Vettii se cubrió un fresco durante decenios, considerado como una imagen “prohibida”, sólo visible tras una petición oficial o entregando una propina al guardia: Príapo, el dios de grueso falo, representaba la prosperidad económica de los propietarios, exesclavos enriquecidos gracias al comercio. Según la leyenda, el Príapo de los Vettii donaba fertilidad al tocar su falo.

Pompeya, con su lujo, su erotismo, su inmenso arte, es un tesoro inagotable.

Nuovi scavi di Pompei: Casa dei Vettii: appendice ai dipinti murali / Pasquale d'Amelio. Napoli: Richter, 1899

Pompei: la ville, les moeurs, les arts / Pierre Gusman. Paris: Émile Gaillard, 1906

Viaje al pasado: Pompeya, la ciudad enterrada

Viaje al pasado: Pompeya, la ciudad enterrada

Viaje al pasado: Pompeya, la ciudad enterrada

Viaje al pasado: Pompeya, la ciudad enterrada

Viaje al pasado: Pompeya, la ciudad enterrada

Viaje al pasado: Pompeya, la ciudad enterrada

Viaje al pasado: Pompeya, la ciudad enterrada

Actividades

‹‹ Julio de 2020 ››
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31